Después de un largo día en la escuela, los niños a menudo necesitan un refrigerio rápido para que aguanten hasta la cena. Pero en lugar de darles papas fritas o un cereal con azúcar, prueba con una de las opciones que te mostramos a continuación. Son fáciles de preparar y las puedes tener listas con anticipación. Además, al preparar tus propios snacks tendrás control sobre lo que consumes, lo que significa que puedes incluir más ingredientes integrales en las comidas de tus hijos en lugar de azúcares refinados y alimentos procesados.