Imagine llegar a casa y encontrar un refrigerador repleto de alimentos deliciosos y saludables. ¿Acaso no sería agradable comer saludable, ahorrar dinero e incluso tener alguna porción para llevar al trabajo al día siguiente? Preparar con anticipación comida para la semana no tiene que ser una tarea titánica. Con un poco de planeación, podrá cocinar deliciosas comidas en casa sin pasar horas en la cocina. Estas seis ideas lo ayudarán a comenzar la preparación de comidas de manera sencilla.

  1. Elabore mantequilla de frutos secos en casa

    Al agregar dos cucharadas de mantequilla de frutos secos a su desayuno hará que su comida sea más equilibrada. Afortunadamente, no lleva mucho tiempo batir un lote que le durará toda la semana si tiene un procesador de alimentos o una licuadora de alta calidad. Cuando elabora su propia mantequilla de frutos secos, puede controlar la calidad de los ingredientes y experimentar con diferentes sabores. Mezcle un par de cucharadas de chocolate derretido en la mantequilla de frutos secos para hacer una pasta de chocolate o licue un poco de mezcla de calabazas con especias para una versión navideña. Para un desayuno rápido, saludable y delicioso, esparza la mantequilla de frutos secos hecha en casa sobre pan tostado multigrano y coloque encima algunas rodajas de fruta.

  2. Paquetes para smoothies congelados con anticipación

    Si usted es de las personas que acostumbran preparar su desayuno para llevar, hacer porciones de smoothies es la solución perfecta. Para preparar porciones individuales de smoothies, corte trozos de sus frutas y verduras favoritas y colóquelos en pequeñas bolsas para congelar. Para que sus smoothies sean más nutritivos, agregue un puñado de verduras de hoja, como espinacas o col rizada, en cada bolsa. Coloque las porciones individuales en el congelador y, cuando vaya a preparar un smoothie, introduzca el contenido de una bolsa en su licuadora, agregue algún líquido, como leche de almendras o agua, y licúe. Para un smoothie todavía más sustancioso, agregue más verduras de hoja y nueces enteras.

  3. Prepare un lote de sopa

    Una abundante sopa llena de verduras, granos integrales y proteínas es una saludable comida que sacia. Las sopas se pueden guardar en el refrigerador y también se pueden congelar si todavía le queda alguna porción al final de la semana.

  4. Congele granos enteros cocidos

    ¿Sabía que los granos enteros cocidos se pueden congelar? Congele las porciones que le sobren o cueza algunos tipos diferentes de granos enteros y congélelos en bolsas de plástico pequeñas. Al tener algunos tipos de granos enteros en el congelador podrá agregar variedad a sus comidas durante la semana. Los granos enteros congelados se pueden descongelar rápidamente en el microondas y luego servir como guarnición o agregarse a ensaladas y sopas.

  5. Prepare algunos humus

    El humus es un dip saludable y delicioso que es ideal para wraps y sándwiches. Puede elaborar el suyo procesando o licuando garbanzos cocidos o enlatados con otros ingredientes. Solo tenga en cuenta que si usa garbanzos secos, necesitará remojarlos durante toda la noche y luego cocerlos durante aproximadamente 40 minutos o hasta que estén suaves.

  6. Verduras de hoja escaldadas

    A menudo se nos dice que comamos más verduras de hoja, pero de manera realista, ¿cómo podemos incluirlas en nuestra dieta? Las verduras de hoja, como la col rizada, las espinacas, las acelgas y la col silvestre, son voluminosas y ocupan mucho espacio en el refrigerador La mejor solución es escaldar las verduras de hoja inmediatamente después de llevarlas a casa. Guarde las verduras de hoja escaldadas en el refrigerador y más adelante caliéntelas con un poco de ajo. También puede agregarlas a una sopa y dejarlas sofreír o congelarlas para usarlas más adelante.

Como puede ver, es fácil llenar su refrigerador y despensa con alimentos nutritivos para tener lista la comida sin necesidad de seguir recetas complicadas. Comience con estas seis ideas sencillas de preparación de comidas y pronto pasará menos horas en la cocina, ahorrará dinero en los alimentos y comerá platillos más saludables.