Saltar a Contenido

Historia de la compañía Vitamix

Una carta de nuestro Presidente

Cuando me pidieron que asumiera el cargo de Presidente de Vitamix en 2009, la compañía ya era reconocida como líder en el mercado de tecnología de licuadoras. Me di cuenta de que no solo estaba aceptando desempeñar un nuevo puesto, sino también administrar un legado. Es increíblemente aleccionador saber que el liderazgo, la pasión y el compromiso de las generaciones anteriores a la nuestra sentaron los cimientos de nuestros éxitos actuales.

Me gustaría poder guiarlos personalmente en un recorrido por las salas de nuestra compañía, mostrarles las fotos familiares colgadas en sus muros, e invitarlos a tocar los troncos de la casa y la oficina que mi abuelo construyó con sus propias manos en la década de 1940, a la vez que mantenía a flote su negocio, apoyaba el esfuerzo de guerra y formaba una familia. Entre estos muros se formaron algunos de mis recuerdos más preciados, por ejemplo en reuniones familiares o cuando escuchaba fascinado a mi abuelo hablar por teléfono con clientes para explicarles cómo hacer masa para pan en sus máquinas Vitamix, lo cual era muy popular en esos tiempos. Nuestros clientes siguen siendo el centro de nuestro mundo. Como Presidente de cuarta generación de Vitamix, nuestra historia es algo muy personal para mí, como lo es para los cientos de empleados que siguen trabajando aquí en el Municipio de Olmsted, Ohio—diseñando, perfeccionando y construyendo cientos de miles de productos Vitamix cada año. Por favor, acompáñenme a recorrer esta verdadera historia de éxito de casi un siglo en Estados Unidos.

Nuestra historia empezó en 1921, cuando mi bisabuelo estaba enfrentando momentos de dificultades económicas que pronto llevarían a la Gran Depresión. William Grover Barnard, conocido cariñosamente como “Papa” por todos nosotros, empezó a recorrer al país para vender productos de cocina modernos. Cuando atendió a un amigo enfermo, comenzó a relacionar el valor de los alimentos integrales con la salud y el bienestar. Papa cambió el nombre de su empresa al de The Natural Food Institute, y se convirtió en pionero en la industria de los alimentos saludables, estudiando y enseñando a la gente todo lo que sabía sobre la alimentación y la salud. En 1937 conoció un nuevo producto, la licuadora, e inmediatamente apreció el valor de las mezclas para preparar de una manera fácil y rápida alimentos a la vez saludables y deliciosos. Entonces se concentró en vender ese nuevo producto, que mi otro bisabuelo bautizó con el nombre “Vita-Mix” porque vita significa vida.

En 1949, mi abuelo, Bill Barnard, convenció a Papa de pasar su demostración en vivo a la forma más nueva de publicidad, la televisión. Papa dejó de dudar de que la televisión fuera una adición bienvenida a la familia y pasó a la historia como el creador del primer infomercial del país. El abuelo heredó el negocio unos años después, en 1955, cambiando oficialmente su nombre a Vita-Mix Corporation en 1964 cuando se unió a la compañía su hijo Grover. Consciente de los beneficios de los alimentos integrales, el abuelo estaba decidido a hacer que la preparación de comida saludable fuera aún más fácil y deliciosa. La Vitamix se volvió más potente y versátil, distinguiéndose así de cualquier otro producto en el mercado. En 1969 introdujo la Vitamix 3600, la primera licuadora en la que se podía preparar sopa caliente, licuar helado, moler granos y amasar masa para pan. Mi abuela creó cientos de recetas como alternativas saludables para los alimentos que nos encantaban.

Treinta años más tarde, mi padre, John Barnard, y su hermano utilizaron sus conocimientos de ingeniería para mejorar significativamente el rendimiento y la durabilidad de la línea de productos Vitamix —y más tarde desarrollaron la tecnología que ha permitido a las familias pasar sus preciadas máquinas Vitamix de una generación a otra. En 1985 crearon la primera licuadora Vitamix de uso comercial, la máquina Mix'n. La visión de mi padre nos llevó entonces a consolidarnos como fabricantes de la primera licuadora de alto rendimiento en la industria de servicios alimenticios —donde nuestra calidad, rendimiento y precio continúan elevando los estándares. Hoy en día se puede encontrar una línea completa de máquinas Vitamix de uso comercial en los restaurantes gourmet y las principales cadenas del mundo.

Algunas de las lecciones que hemos aprendido en el camino continúan con nosotros. Seguimos perseverando en la creación de productos de la más alta calidad valiéndonos de los comentarios de nuestros clientes y tecnología de punta. Estamos resueltos a crear un mejor futuro a través de valores familiares y comida saludable y deliciosa. Y estamos comprometidos a incrementar la vitalidad en las personas.

Lo que Papa Barnard descubrió hace décadas ahora es conocido de todos: el mundo puede ser un lugar más saludable y mejor gracias a la nutrición con alimentos integrales. Esto no es solo nuestra antorcha sino también una pasión compartida por muchos. Únase a nosotros para cambiar la manera en que el mundo ve la comida, los productos de calidad y el servicio al cliente. Juntos podemos marcar una gran diferencia. Usted también puede formar parte de nuestra historia.

Para su salud y su vitalidad.

Jodi Berg
Presidente

Su sesión ha expirado por inactividad.

Vuelva a cargar la página