Parte de la diversión de tener una licuadora de alta potencia como las Vitamix es experimentar con sus propias combinaciones de smoothie una vez que haya dominado algunas recetas básicas. Convierta su hogar en su propia cocina de pruebas y prepárese para tener un delicioso éxito con estos sencillos consejos sobre cómo preparar smoothies perfectos.

Combinaciones de sabores

Las combinaciones más deliciosas son una mezcla de sabores dulces y ácidos, como piña-mango, coco-limón y fresa-plátano.

Espesor + textura

Algunas combinaciones tienen un espesor y textura en particular. Si le apetece un smoothie rico y cremoso, combine ingredientes como yogurt, dátiles y leche de almendras. Si quiere algo ligero y refrescante, pruebe el agua de coco mezclada con piña, pepino y menta para lograr la consistencia de un jugo.

Color

Ya que la comida entra primero por los ojos, es importante que tenga en cuenta el color cuando experimenta con sus propias recetas, especialmente cuando se trata de alimentar a niños exigentes. Un smoothie verde puede ponerse marrón rápidamente al añadir bayas azules o rojas.

Prueba de sabor

Antes de dividir un lote completo de smoothies en vasos y servirlos, adquiera el hábito de servir un pequeño sorbo de prueba para determinar si es necesario algún ajuste.

Dulzura

La verificación del nivel de dulzura es clave, especialmente porque los azúcares naturales que hay en las frutas pueden ser distintos tanto por variedad como por temporada. Pruebe su smoothie de frutas antes de agregar endulzantes. Si la mezcla es amarga, agregue más fruta o unas gotas de agave. ¿Demasiado dulce? Un poco de ácido como un chorrito de limón equilibrará los sabores.

Proporciones de ingredientes

Cuantos más smoothies prepare, más fácil será calcular la proporción correcta de líquido a sólido. Hasta entonces, ajuste las mezclas demasiado líquidas con un poco de yogurt o un plátano y licue durante 10 a 20 segundos. ¿Muy espeso? Agregue un poco más de agua, leche, jugo u otro líquido. En general, comience con ¼ de taza de líquido por 1 taza de ingredientes sólidos.

Experimente

La mejor manera de evitar que una rutina de smoothie se vuelva aburrida es jugar continuamente con los ingredientes. Además de las leches y los jugos, mezcle con otros líquidos, como el té verde, el agua de coco o incluso el café. Abra su rutina a frutas como melones, caquis, higos, peras y chabacanos. Considere vegetales de hoja como lechugas o germinado de chícharo y verduras como pepinos, aguacates e hinojo. Intente mezclar hierbas como menta, cedrón o albahaca en smoothies; perejil o cilantro en jugos verdes. Agregue una pizca de canela o cúrcuma. Y sea creativo con los diversos ingredientes que tiene en su despensa: una cucharada de matcha en polvo o crema de limón puede ayudarle a reinventar una receta favorita de smoothie.

Intensificador de nutrientes

Hay innumerables formas de mejorar la nutrición de sus smoothies, desde superalimentos como bayas de açai hasta semillas como chía y lino, especias y una gran variedad de proteínas en polvo.

Manténgase bien abastecido

Tenga siempre a la mano ingredientes como mantequillas de frutos secos y leches vegetales que se puedan conservar, además de frutas congeladas y espinacas, y estará listo para crear su próximo smoothie especial.