Si bien muchos de nosotros comenzamos nuestro día con una mezcla de frutas y verduras frescas, semillas y tal vez un poco de leche de almendras... en California, hay un hospital que regularmente sirve un suave puré de aceite de salmón, leche en polvo y arenque entero congelado para ayudar a mejorar la salud de sus pacientes. Y en este lugar se llegan a preparar hasta 189 litros de esta mezcla —o alguna variante de esta— todos los días. 

No es que estas preparaciones a base de pescado sean la última moda en términos de salud, son más bien la fórmula que se les da a las crías de las focas. Y, durante la temporada alta, esta fórmula se prepara en máquinas Vitamix de uso comercial que pueden servir porciones para más de 100 pacientes por día en El Centro de mamíferos marinos en Sausalito.

El Centro de mamíferos marinos tiene como misión promover la conservación de los océanos a nivel mundial, a través del rescate y rehabilitación de mamíferos marinos, investigación científica y educación. Los animales enfermos y heridos son tratados y rehabilitados en las instalaciones veterinarias de este centro, el cual cuenta con lo último en tecnología y atiende a estos animales hasta que puedan ser devueltos al lugar al que pertenecen: el océano. El centro, una organización sin fines de lucro, cuenta con más de 1,300 voluntarios para ayudar a cuidar a sus pacientes.

El Centro de mamíferos marinos ha atendido a más de 23,000 animales desde 1975. En un año, el hospital puede cuidar hasta 1,800 pacientes mamíferos marinos. Al centro han llegado desde leones marinos de California hasta lobos marinos de Guadalupe, focas del Pacífico, elefantes y lobos marinos del norte y leones marinos de Steller. Las focas abandonadas, enfermas o lastimadas sufren de desnutrición, tienen alguna enfermedad, quedaron enredadas en algún tipo de objeto tirado en el mar, o presentan lesiones por ataque de tiburones o disparos.

"Las cosas no están mejorando", dijo Sophie Guarasci, gerente encargada del cuidado de los animales en el Centro de Mamíferos Marinos.

Lo principal en el Centro de Mamíferos Marinos es asegurarse de que los animales reciban una nutrición adecuada para rehabilitarlos y llevarlos de vuelta a su hábitat natural.

Según Guarasci, es fundamental que a las crías de foca que están desnutridas se les dé una fórmula parecida a la leche materna, con nutrientes y electrolitos y que además contenga grasas y calorías. Un puré suave hecho de ingredientes como pescado entero congelado, aceite de pescado y leche en polvo ayuda a que las focas vuelvan a la normalidad. A menudo, las crías de foca también necesitan antibióticos, protectores gástricos o analgésicos, por lo que este tipo de tratamientos se incorporan a la fórmula.

Pero nutrir y aplicar medicamentos a las crías de foca no es tan sencillo como preparar smoothies de arenque. La mezcla tiene que administrarse a las focas por medio de una sonda hasta cinco veces al día, y este proceso no solo implica usar una jeringa y una sonda, sino tratar con un mamífero marino de gran tamaño, salvaje y resbaladizo. La fórmula no puede ser demasiado espesa ni tener trozos, de lo contrario se atoraría y el animal no obtendría los nutrientes o la medicina que necesita. Aquí es donde entran las licuadoras Vitamix de uso comercial, ya que estas tienen la capacidad de mezclar pescado entero congelado y convertirlo en un puré tan suave que puede pasar a través de la jeringa y la sonda y llegar a la cría de la foca sin problema.

Durante la temporada alta, los voluntarios trabajan dos turnos, de día y de noche, alimentando a las crías de foca. La fórmula tiene que ser fácil de preparar, regularmente, en grandes volúmenes. El equipo utilizado para elaborarla debe tener la capacidad de funcionar durante dos horas seguidas sin que se averíe.

En otras palabras, la preparación de cantidades masivas de fórmula para crías de foca requiere una máquina mezcladora comercial que sea confiable.

“Teníamos otras licuadoras y constantemente se descomponían”, mencionó Guarasci. “Recibía llamadas en medio de la noche cuando las licuadoras se averiaban, sobrecalentaban o no podían con el volumen y el pescado congelado."

Guarasci, cuyo trabajo incluye supervisar la alimentación de los animales y el equipo, intentó buscar una solución confiable y eficiente para asegurarse de que las crías de foca fueran alimentadas regularmente sin ningún problema.

“Uno de los voluntarios encargados del pescado en la cocina tenía una Vitamix en su casa y le parecía súper confiable”, comentó Guarasci.

Después de investigar un poco, la organización obtuvo una Vitamix XL —la licuadora de mostrador de mayor capacidad, con un potente motor y un vaso de 5.6 litros.

“Licuamos pescado entero congelado y funcionó de maravilla”, dijo Guarasci.

La organización adquirió otra máquina Vitamix XL para hacer la fórmula para las crías de foca y, finalmente, dos más. Las licuadoras Vitamix comerciales de gran capacidad han elaborado de manera confiable mezclas de pescado congelado durante años en la cocina del Centro de mamíferos marinos sin presentar un solo problema. 

Guarasci reconoce que las máquinas ahorran tiempo, elaboran mezclas de manera consistente, facilitan el trabajo de los voluntarios y, lo más importante, le dan la tranquilidad de que se podrá alimentar a los animales. 

“Vitamix es fundamental para la supervivencia de muchos de nuestros pacientes”, mencionó Guarasci. 

Para obtener más información sobre el Centro de mamíferos marinos, visite