El chef Adam Wilson ha trabajado en casi cada rincón de la industria culinaria. Desde comida gourmet e informal, cadenas y restaurantes independientes, el área de cocina y atención al cliente, hasta pizzerías, cafeterías escolares, formación culinaria, ventas y equipos de alimentos de uso comercial... lo ha experimentado todo. 

Un común denominador en las funciones que Wilson ha desempeñado en la cocina han sido las licuadoras Vitamix®.  "Si no había una máquina Vitamix, yo llevaba la mía", comentó Wilson.

La primera vez que Wilson probó una licuadora Vitamix de uso comercial quedó encantado. Hizo una sopa de jitomate con queso parmesano, jitomates dulces San Rosano, albahaca y consomé de pollo, como parte de la popular combinación de sopa y ensalada en el famoso —y ahora cerrado— Mumbo Jumbo de Atlanta, donde trabajó cuando estaba en la escuela culinaria. Al día de hoy, Wilson aún prepara esta sopa, logrando su textura cremosa con la Vita-Prep®.

No es ninguna sorpresa que la carrera de Wilson finalmente lo haya conducido a Vitamix, donde ahora es el gerente de exploración culinaria. En este cargo puede explorar nuevas aplicaciones y recetas, así como estar en contacto con otros chefs y profesionales de servicios de alimentos para ayudar a resolver distintos desafíos con las máquinas Vitamix.

A Wilson le encanta —y siempre le ha encantado— la consistencia y confiabilidad que las máquinas Vitamix ofrecen en una industria en la que se encuentra de todo menos consistencia y confiabilidad.

"Ya sea que se trate de un restaurante de alta cocina o de una cadena de cafeterías, los clientes esperan que lo que ordenen sea igual a lo que ordenaron la vez anterior. La licuadora Vitamix permite obtener la textura y consistencia perfectas, para que todo se vea y sepa exactamente como debería", mencionó Wilson.

Wilson cree firmemente que cualquier empleado puede usar una licuadora Vitamix, independientemente de su capacitación, y lograr los mismos resultados. Esto tal vez sea la razón por la que un 62 por ciento de los restaurantes usan máquinas Vitamix.

"Hay innumerables diferencias con otros aparatos comerciales que afectan el producto final", comentó Wilson. “Los hornos combinados tienen tantos programas y capacidades que toma mucho tiempo aprovechar su verdadero potencial. Las parrillas de gas, de inducción y las radiantes tienen diferentes controles de temperatura y calientan de manera más o menos eficaz, por lo que debemos conocer bien lo que tenemos y la manera en que va a funcionar con nuestros sartenes. En cambio, una licuadora Vitamix es fácil de usar. Se enciende, por lo general se incrementa la velocidad hasta el nivel alto y se obtienen los resultados que uno desea", agregó.

La capacidad única de las máquinas Vitamix para triturar alimentos enteros —y hacer purés suaves y homogeneizados, picar en trozos grandes y moler hasta obtener polvos finos— ayudó a Wilson a encontrar su propia y exclusiva área de especialidad culinaria: la cocina del huerto a la mesa. Wilson es fanático de usar productos de los agricultores locales para crear una cocina con sabores frescos e intensos. Sus platillos del huerto a la mesa con ingredientes mezclados en una Vitamix incluyen una ensalada de chícharos ingleses con queso manchego, menta, jitomates concassé y vinagreta de vino tinto; un risotto con vegetales frescos de temporada; un puré de camote para una fantástica sopa de camote o una salsa; y frutas frescas de verano como duraznos y bayas para preparar un rico pay o postre crujiente, o equilibrar el sabor salado de una carne de cerdo. 

Quizás lo más importante es que Wilson considera a las máquinas Vitamix como herramientas para ayudar a otras personas.

Teniendo dos décadas de experiencia en la industria culinaria, Wilson sabe cómo el trabajo puede llegar a afectar la salud a nivel mental y físico. Está constantemente en contacto con otros profesionales de servicios de alimentos, escucha sus necesidades y piensa cómo puede mejorar sus experiencias en el día a día —buscando alternativas más rápidas para las técnicas tradicionales, mejorando los métodos de capacitación o resolviendo los desafíos cotidianos—.

Wilson también trabaja para ayudar a los profesionales de servicios de alimentos y a la gente que cocina en casa por igual, a descubrir el grandioso sabor que tienen los alimentos integrales saludables y lo fácil que es incorporarlos en la cocina diaria. Desde elaborar almuerzos escolares hasta recetas que combinan el deleite y los beneficios alimenticios (por ejemplo, una tarta vegana de chocolate con aguacate), está claro que Wilson considera que su función no consiste en ser un gerente que hace pruebas en la cocina, sino en ser alguien que tiene el poder de cambiar vidas.

¿Desea saber más sobre el equipo culinario de Vitamix? Conozca al chef Matt Dugan y eche un vistazo más de cerca a lo que hay detrás del trabajo de los chefs en Instagram y LinkedIn.