A una edad temprana, Chris Aquilino quería saber cómo funcionaban las cosas, cómo separarlas y reconstruirlas. Este impulso natural y curiosidad estimularon su deseo de explorar el arte, más específicamente, la escultura. A través de este medio, aprendió sobre el proceso creativo y la manera de trabajar con un ingrediente en su estado natural, transformándolo en algo con lo que realmente se pudiera identificar. A medida que Aquilino fue creciendo, comenzó a aplicar su talento creativo en la cocina, eligiendo cambiar el barro por la comida.

Si bien para algunos esto puede no tener ninguna relación, para Aquilino, el paralelismo entre el arte y la comida es claro. "Ya sea barro, pintura o comida, el objetivo creativo suele ser el mismo: hacer algo hermoso que cause un efecto en el estado de ánimo de alguien, relacionarse verdaderamente con las personas de una manera más poderosa y emocional", comentó.

Ahora, como chef ejecutivo de Envision Group, una división de Compass Group, la empresa de servicios de alimentos más grande del mundo, Aquilino tiene la capacidad de hacer precisamente eso. Aunque sigue ejerciendo con la misma pasión artística que cuando era estudiante de bellas artes y propietario de un prestigioso negocio de banquetes, a través de su trabajo en Compass Group, ahora puede lograr cambiar la vida de más personas en todas partes.

¿Cómo?, aquí se lo decimos. Primero fue contratado por Compass Group para ser director del servicio de comidas de un hospital local donde estaba a cargo de elaborar los planes de alimentación para los pacientes, tarea que representaba el desafío de crear alimentos sabrosos y nutritivos con texturas suaves y fáciles de digerir.

Chris Aquilino Meal

"Aprendí que a través de este trabajo podía apoyar a las personas que necesitaban ayuda con lo que estaban comiendo, lo que estaban metiendo en sus cuerpos. Pero no tuve que comprometer mi integridad artística para hacerlo. Para mí, preparar una comida nutritiva y saludable es igual de importante que presentar un platillo de la calidad de un restaurante que los pacientes realmente puedan saborear y disfrutar", dijo Aquilino.

Al igual que un artista, un chef necesita las herramientas adecuadas para ejecutar una obra maestra, y el platillo es su lienzo. Cuando se trata de desarrollar un sabor rico, texturas complejas y presentaciones que inspiren, hay una herramienta de cocina que siempre ayudó a que las visiones de Aquilino se hicieran realidad.

“Yo uso mi licuadora Vitamix para crear salsas y vinagretas suaves y fastuosas que no solo se agreguen al platillo, sino que logren hacerlo más profundo, único, delicado y complejo, todo al mismo tiempo."

"Y no solo eso, sino que la velocidad y la potencia de la licuadora también me permiten crear platillos rápidos desde cero para dietas en las que se requiere modificar la textura, ofreciendo a los pacientes alimentos integrales y nutrientes en lugar de productos ya hechos llenos de conservadores, colorantes y gelatinas", continuó Aquilino.

Aplicando estos métodos cuidadosamente pensados en sus menús, fue ascendiendo rápidamente de rango en el sector de la salud, y eventualmente terminó dirigiendo 25 hospitales como director de cocina con 45 chefs que le reportaban directamente a él.

"Ese fue el momento de mi carrera en el que me di cuenta del cambio crítico y el impacto que podía tener en las vidas de las personas a mi alrededor", agregó Aquilino.

Además de nutrir las mentes y los cuerpos de los pacientes bajo el cuidado de su equipo, Aquilino también tiene la oportunidad de apoyar el objetivo de Compass Group para abordar otro tema importante y global: el desperdicio de comida.

En Compass Group, a los chefs como Aquilino se les exhorta y faculta para que trabajen de manera más sostenible, uniéndose para satisfacer el compromiso de la organización de reducir un 25% su desperdicio de alimentos en 2020 y el compromiso de largo plazo para lograr reducirlo un 50% para 2030. Desde la cosecha y la producción hasta la compra y el racionamiento, Compass Group está dedicado a la causa de principio a fin.

Carrot and Veggie Meal

A lo largo de su viaje culinario, Aquilino se esfuerza por reducir el desperdicio de comida en sus cocinas, confiando en gran medida en las licuadoras Vitamix, específicamente la Vitamix XL y la Vita-Prep, para hacer el trabajo. Él considera que la durabilidad y versatilidad de las licuadoras son la clave para las aplicaciones culinarias de la raíz al tallo.

"Utilizar la potencia de la unidad para mezclar los tallos, raíces y, en ocasiones, incluso cáscaras de los productos les da vida en un platillo, en vez de tirarlos a la basura", comentó Aquilino refiriéndose a su pesto con tallos de espárragos y su chimichurri con tallos de brócoli.

Como lo demuestra Aquilino, hay pequeños pasos que los chefs pueden seguir de inmediato para reducir el desperdicio de comida —pasos que además promueven el bienestar y la creatividad culinaria—. Aplique nuevas técnicas de corte y preparación. Elabore opciones de menús creativas usando los productos sobrantes, o las partes que normalmente no se utilizan. Desarrolle un plan para utilizar las sobras y hacer composta.

Si desea lograr hacer platillos que sean mejores para usted o intentar cocinar sin desperdiciar nada, el equipo Vitamix de uso comercial lo puede ayudar. O bien, conozca cómo otras personas como Aquilino han puesto en práctica su propósito: el chef Evan Hanczor, la chef Alejandra Schrader y el chef Joey Ward.