“¿Por qué pusiste un LEGO en la harina?”

“¡No! ¡No puedes comer pollo crudo!”

“¿Cómo pudo el bebé abrir ese tarro de Nutella?”

Todas estas son situaciones verídicas que ocurrieron en mi cocina el mes pasado. Como mamá de cinco niños de hasta ocho años, tengo que admitir que nunca pensé que dejaría que mis hijos me ayudaran en la cocina. Porque, la verdad, cuando dejamos que los niños “ayuden” casi siempre se requiere más tiempo y energía, además de que se produce un mayor desastre que cuando cocinas sola.

Sin embargo, me gustaría animar a todas las mamás y papás para que incluyan a sus hijos en el proceso de cocinar y hornear, aunque parezca más difícil, porque es algo que realmente vale la pena. Es por eso que hoy voy a platicarles acerca de los beneficios que pueden obtener al dejar que los niños ayuden en la cocina, así como algunas formas prácticas de que sea más divertido para todos.

Beneficios de cocinar con sus hijos

Young girl smiling and mixing ingredients

Cocinar juntos crea recuerdos

El beneficio número uno que se obtiene al incluir a nuestros hijos en la cocina es que se crean recuerdos para toda la vida. ¿Recuerdan cuando papá quemó las galletas? ¿Cuando Pepe se llenó de harina? ¿Y cuando mamá perdió su anillo en la lasaña? Algunos de los recuerdos más preciados de mi infancia son las tradiciones que había en la cocina, y quiero que mis hijos también los tengan.

Dejar que los niños midan, piquen, mezclen y extiendan la masa quizá toma más tiempo, y seguramente es mucho más complicado, pero, gracias a esto, recordarán que a mamá y papá les encantaba pasar tiempo con ellos en la cocina. Asociarán cocinar y hornear con tiempo de calidad y amor, un sentimiento que perdurará para siempre.

Dejar que los niños ayuden en la cocina los anima a intentar cosas nuevas

Con el tiempo, he podido observar que, si se le da la responsabilidad a un niño de ayudar a crear un platillo, es más probable que quiera a probarlo y que le guste.

En lugar de esconder las verduras en la comida de sus hijos, dejen que sean ellos quienes las agreguen al platillo. Es importante que sepan qué contiene su comida para que desarrollen hábitos alimenticios saludables.

Por ejemplo, si están preparando muffins de espinaca para un desayuno saludable, permítanles colocar las espinacas en la licuadora, procesar y hornear. Luego, cuando los prueben, se darán cuenta de que en realidad les gusta una verdura que de otra forma no habrían querido consumir.

Aprender a cocinar es una habilidad para toda la vida

Enseñar a sus hijos a cocinar es algo que les servirá el resto de su vida. Los están preparando para tener éxito en el futuro al desarrollar sus habilidades culinarias a una edad temprana.

Happy family having fun using a Vitamix blender

6 consejos para que sea divertido cocinar con los niños

Como mamá, seguro está pensando: “Está bien, sé que obtengo beneficios si mis hijos ayudan en la cocina, pero estoy cansada y es complicado”. ¡La comprendo perfectamente! Acabo de tener a mi quinto hijo y a veces la sola idea de agregar algo a nuestro día es abrumadora. Pero no olvide que son pequeños durante muy poco tiempo. No dejemos pasar la oportunidad de formar divertidos recuerdos y tradiciones en la cocina.

  1. Prepárese adecuadamente

    Antes de invitar a sus hijos para que ayuden en la cocina, reserve el tiempo necesario para:

    • Reunir todos los ingredientes, utensilios y aparatos, y colocarlos en el orden en que se necesitarán.
    • Imprimir la receta (para no salpicar de harina su teléfono o computadora).
  2. No se complique

    Aunque le vayan a ayudar, intente elegir una receta que puedan hacer sus hijos solos. Historia real: el otro día hice panqué de plátano con mi hija mayor. Cuando mi esposo llegó a la casa le dijo: “¡Mira, papá! Preparé este panqué de plátano yo sola; mi mamá solo me ayudó a medir y a colocar algunos ingredientes y luego a ponerlo en el horno”. En realidad, me encargué de la mitad de los pasos, pero, al dejarla totalmente a cargo de la otra mitad, logré que sintiera que hizo todo sola. Estaba tan orgullosa de haber preparado ese panqué de plátano que estuvo hablando de eso durante varios días.

  3. Asigne una tarea a cada uno

    Asigne una tarea apropiada a la edad de cada hijo que pueda y esté dispuesto a ser parte de la diversión. En mi caso, enseñé a mis hijos a los cuatro años a pelar y cortar verduras (bajo mi supervisión, por supuesto), a romper huevos, medir, verter, revolver, entre otras habilidades.

    Si tiene niños muy pequeños, normalmente el objetivo es mantenerlos ocupados. Por ejemplo, a mi hija de un año le doy unas cucharas medidoras que ya no uso y un tazón de harina para que juegue mientras los demás ayudan a cocinar.

  4. Seguramente harán un desorden

    Recuerde que los niños pequeños todavía están desarrollando sus habilidades motoras finas y tendrán menos capacidades que los adultos. Por lo general, vierten la mitad de los ingredientes en la mesa y no en el tazón, derraman un litro entero de leche en el piso, colocan el huevo entero (con todo y el cascarón) en la masa y nos sorprenderán con muchos otros percances y desorden.

    Simplemente déjelo pasar. En lugar de frustrarse y hacer todo usted, ayúdelos a aprender de sus errores para que lo hagan mejor la próxima vez. También déjelos limpiar su desorden para que entiendan por qué es importante tratar de no hacer tanto desastre en la cocina.

  5. Utilice un aparato divertido (como la Vitamix, por supuesto)

    Dato: a los niños les encantan los botones, las luces y los ruidos fuertes. Al utilizar un electrodoméstico de cocina como la Vitamix, todo el proceso es más emocionante. Déjelos que coloquen los ingredientes en el vaso de la licuadora, pongan la tapa, enciendan y apaguen la licuadora, y utilicen la barra presionadora para llevar los ingredientes hacia las cuchillas.

    Utilizar una Vitamix también es emocionante, porque pueden ver cómo se transforman los alimentos. Al agregar espinaca a esta masa para muffins, se vuelve verde, y mis hijos creen que es increíble. No olvide colocar la licuadora donde todos puedan verla bien.

  6. Sea flexible

    Incluso nuestros mejores planes no siempre tienen éxito. Podría terminar con hotcakes quemados, galletas que parecen de cartón o una cena totalmente incomible. Explíqueles que los errores ocurren seguido y no hay problema. Hábleles de cómo todos pueden aprender de los errores y elaborar un plan para que las cosas se hagan de manera diferente la próxima vez. Convierta un error en un divertido recuerdo que perdurará durante muchos años.

    Espero que estos consejos le ayuden a crear bellos y deliciosos recuerdos con sus hijos.

Laura es la fundadora del blog joyfoodsunshine.com, el cual se enfoca principalmente en recetas saludables para toda la familia que son rápidas y sencillas. Está casada y tiene cinco hijos pequeños, y le apasiona enseñar que es posible y divertido tener un estilo de vida saludable al mismo tiempo que se crían los hijos.