Hay muchas razones por las cuales las personas buscan alternativas para las leches tradicionales de origen animal: dietas veganas, intolerancia a la lactosa, variedad nutricional o simplemente preferencias de sabor. Hacer su propia leche vegetal es más fácil de lo que piensa. Usted puede preparar leche de nuez, leche de coco, leche de avena, leche de soya y leche de arroz en tan solo unos minutos y sin esfuerzo en cualquier licuadora Vitamix de tamaño estándar. Procure tener estos ingredientes en casa para poder crear estas frescas, cremosas y sabrosas opciones que lo harán querer dejar de comprar las versiones que tienen en las tiendas en muy poco tiempo.

¿Pero cómo puede saber qué leche vegetal preparada en casa es adecuada para usted? A continuación le damos algunas opciones y razones para considerar cada una.

Leche de almendras

De las leches vegetales, quizá la más conocida es la leche de almendras, la cual está hecha a base de dos ingredientes: almendras y agua. Su sabor ligeramente dulce y almendrado la hace ideal para casi cualquier cosa: smoothies, café, cereales, cocinar y hornear. Pruébela en un té matcha helado de burbujas o en una crema con chía para desayunar. Nuestra receta de leche de almendras no contiene azúcar y proporciona los beneficios nutricionales de las grasas cardiosaludables, un alto nivel de fibra, vitaminas D, E y A, además de calcio (más que la leche tradicional), magnesio, potasio, zinc y hierro.

Leche de soya

Esta leche es perfecta para su tazón de cereales en el desayuno o para hornear. La leche de soya es rica en proteínas, tiene un alto nivel de fibra y hierro, y contiene más calcio y vitamina D que la leche tradicional. Para preparar leche de soya casera se necesita soya deshidratada (remojada), azúcar granulada y agua. Funciona muy bien para preparar un nutritivo smoothie completo y un smoothie verde con durazno, postres como trufas veganas o un sorbete de durazno con soya, para hornear sus muffins favoritos, usarla en un aderezo para ensalada o simplemente para agregarla al cereal.

Leche de arroz

Se suele asociar esta leche con el agua de horchata, la cremosa bebida mexicana a base de arroz que lleva canela y azúcar. Preparar leche de arroz es fácil y barato. Simplemente mezcle arroz integral cocido, agua y un toque de azúcar morena en su Vitamix. Obtendrá una bebida alta en fibra, rica en vitamina B y antioxidantes como el manganeso y el selenio, y libre de nueces, soya y lácteos. Pruébela en un sustancioso smoothie matutino de nueces y granos o para hornear un pan de elote casero.

Leche de avena

Hoy en día, la leche de avena es la más novedosa de las leches vegetales y está hecha solamente a base de avena de corte de acero y agua. Además de su rico y cremoso sabor dulce, tiene el beneficio de ser la opción perfecta para la gente intolerante a la lactosa y la soya o alérgica a las nueces. Esta leche es ideal para bebidas de café, smoothies y productos horneados. No contiene sodio ni azúcar, tiene un alto nivel de fibra y es baja en grasa, lo que hace que consumir avena resulte más fácil y placentero.

¿Está listo para comenzar a mezclar un lote de leche vegetal? Primero, debe tener en cuenta lo siguiente: las leches anteriores requieren un remojo previo o, en el caso de la leche de arroz, de cocción, por lo que es importante que se asegure de leer la receta deseada antes de empezar. También puede optar por usar un colador de malla fina o una bolsa de filtrado después de mezclar las recetas de arriba para lograr mejores resultados. Dele un toque personal a su leche vegetal usando extracto puro de vainilla, canela, clavo, endulzantes naturales como dátiles o miel de agave, o incluso una pizca de sal, que funciona especialmente bien con la leche de avena y de soya. La mayoría de las leches vegetales duran entre tres y cuatro días en el refrigerador, tiempo suficiente para que pueda saborear sus resultados.

¿Desea buscar más recetas y variantes para preparar leches vegetales? Eche un vistazo a las recetas Vitamix y comparta las suyas usando el hashtag #myvitamix.