Primero que nada, ¡solo quiero decir que este es su año! Sé que suena a cliché, especialmente después de un año como el 2020, pero se merecen un nuevo comienzo; en realidad lo creo.

¡Mi esposa y yo vendimos casi todo lo que teníamos y nos mudamos a una pequeña casa rodante! El año pasado decidimos escribir una lista de las cosas que nos gustan y que no nos gustan. Resulta que teníamos muchas cosas inservibles en nuestra casa y también en nuestras vidas. En realidad, menos es más, pero cambiarnos a una pequeña casa de 268 pies cuadrados nos obliga a tener bien nuestras prioridades. El refrigerador es de la mitad de tamaño del anterior, nuestro congelador mide lo de un pequeño enfriador para día de campo y en nuestra cocina apenas cabe una persona. Sinceramente, muchos de nuestros accesorios y aparatos de cocina no lograron sobrevivir el recorte. Ya no tenemos horno, ni microondas, ni lavadora de platos. Sí, la mayoría de los artículos en nuestra casa se usan a diario y son absolutamente esenciales para nosotros.

Pero reducir el tamaño de nuestra casa también nos hizo reducir nuestros hábitos de alimentación y compras. Cuando comemos fuera, pedimos porciones más pequeñas porque un plato para llevar no cabe en el refrigerador. En lugar de comprar un paquete grande de 12 cervezas, optamos por un pequeño paquete de 6 aguas minerales, porque las latas son más delgadas y, en general, tienen menos calorías. Cuando se trata de comestibles, solo compramos lo suficiente para 2-3 días. Esto significa que muchos de nuestros productos en nuestro refrigerador son frescos y prácticamente nada se desperdicia. Sin embargo, debido a que tenemos una propiedad tan pequeña, solo compramos las frutas y verduras que nos gustan.

Tener ingredientes más frescos en casa dio pie a una mentalidad positiva hacia la salud y la nutrición. Así que ahora, en vez de comprar un smoothie lleno de azúcar después de hacer ejercicio, creamos nuestros tazones de acaí y smoothie con frutas frescas y microverduras de nuestro pequeño jardín. En lugar de gastar 8 dólares en mantequilla de almendras (sí, sé que es un crimen), hago mi mantequilla de nuez desde cero usando una licuadora Vitamix.

Para mí, cocinar ya no es un trabajo, sino una divertida afición llena de pequeños experimentos usando alimentos e ingredientes integrales. Ahora el ejercicio es una manera divertida de tomar una poco de sol y no una tarea obligatoria en solitario con mis audífonos. Un día tuve la gran idea de pesarme y, para mi sorpresa, había bajado medio kilo. Nuestros pequeños hábitos nuevos de comida nos llevaron a bajar peso. Antes de darme cuenta, ya había perdido 20 libras y 5 por ciento de grasa corporal.

Cambiarnos a una casa pequeña no dio un nuevo comienzo, porque cambió nuestra mentalidad sobre muchas cosas. ¿Lo realmente importante para nosotros? Estar en un lugar tan pequeño nos obliga a ser creativos en todo. Vemos más puestas de sol que Netflix. Hablamos y nos reímos más acerca de la vida, nuestras metas y los nuevos matices de vivir en una casa pequeña. Literalmente, tomamos muchas de las mejores cosas de la vida y las hacemos con más frecuencia ahora.

Entonces, ¿qué hay para el 2021? ¿Cómo se relaciona lo anterior con sus propósitos de Año Nuevo y el logro de sus metas? Es sencillo; escriba una lista con lo que le gusta y no le gusta, así como sus fortalezas y debilidades. Eliminen las cosas que no le gustan y busquen ayuda con sus debilidades para mejorar. Serán más felices, estarán más motivados y superarán con creces sus metas, y no solo las de enero.

Así que, cualesquiera que sean sus metas para el 2021, como perder peso, cocinar más y hacer más ejercicio o solo averiguar qué los hace felices, quiero que sepan que está bien pedir ayuda y también está bien comenzar de nuevo. Ahora, ¡a lograrlo!