Tanto si está siguiendo una dieta vegana como elección vital permanente o como depuración a corto plazo, eliminar la carne y los lácteos de su dieta puede ser una excelente manera de mantener un estilo de vida saludable. Sin embargo, la clave es asegurarse de ingerir las vitaminas y nutrientes que su cuerpo necesita en cantidad suficiente para mantener un equilibrio adecuado.

  1. Proteínas: Una de las preguntas que los veganos y vegetarianos escuchan más a menudo es "¿cómo se obtienen proteínas si no se come carne?". Las proteínas de origen vegetal se encuentran en verduras como espinacas, guisantes, lentejas, garbanzos, alubias, frutos secos (en todas sus formas: enteros, en mantequilla y en leche), cáñamo o pan de grano germinado. Además, están las alternativas a la carne, como el tofu, el seitán y el tempeh.
  2. Calcio: El calcio, que fortalece huesos, se obtiene a partir de los cítricos (enteros o en zumo), de las leches vegetales y de las verduras de hojas oscuras, como las coles, la col rizada, las espinacas, las hojas de nabo y la rúcula. La avena, la soja, las almendras, los higos, el brócoli, las alubias, el tofu y las semillas de girasol también son fuentes estupendas de calcio.
  3. Ácidos grasos omega-3: Para los que no comen pescado, se pueden conseguir ácidos grasos omega-3 a partir de semillas como la linaza, la chía y el cáñamo, así como de judías, de calabaza de invierno, de verduras con hoja, de algas y de nueces. Las espinacas, las coles de bruselas, las judías, las lentejas, el arroz integral, los garbanzos, las semillas de sésamo y de tahini, la quinoa y la espirulina, además de los melocotones secos y las pasas, están a la cabeza de la lista de alimentos veganos ricos en hierro.
  4. Vitaminas D y B12: Conseguir la cantidad suficiente de estas dos vitaminas esenciales puede ser difícil, independientemente de la dieta que lleve, así que lo mejor es tomar un suplemento diario para asegurarse de recibir la cantidad recomendada.