En 1987, tras dominar tanto el mercado inmobiliario como el de las hamburguesas con queso, la cadena de comida rápida líder a nivel mundial estaba buscando una manera de ampliar su carta de postres helados. Los ejecutivos no encontraban una batidora adecuada en el mercado, así que recurrieron a Vitamix por la reputación de sus batidoras de uso doméstico, innovadoras y duraderas.

Rápidamente, los ingenieros se pusieron a trabajar para diseñar su primer producto de uso comercial: la Mix’n Machine de Vitamix. La Mix'n Machine combinaba los componentes de gran calidad y fáciles de limpiar que han hecho famosa a Vitamix con controles intuitivos y sencillos. Así, consiguió eliminar las conjeturas a la hora de elaborar postres helados para que el mismo producto pudiera ser recreado por un sinfín de operadores, servicios y ubicaciones.

En la actualidad, la empresa tiene batidoras Vitamix en más de 30 000 ubicaciones de todo el mundo. Según sus estimaciones, 460 millones de dólares de sus beneficios anuales proceden de los postres helados. Otras piezas de su equipamiento de cocina han tenido que ser reemplazadas múltiples veces a lo largo de los años, pero muchas de las batidoras Vitamix originales siguen en funcionamiento. Recientemente, la cadena ha utilizado la tecnología de Vitamix para ampliar su carta de bebidas heladas con smoothies y cafés helados.

La Mix’n Machine y la Mix’n Machine® Advance® se utilizan en miles de ubicaciones de cadenas de comida rápida en todo el mundo. Si las cadenas líderes del mundo pueden confiar en Vitamix por su calidad y consistencia, ¿qué no podrían hacer los postres helados por su negocio?