Si se está planteando llevar una vida sin lácteos, probablemente se pregunte cómo ser capaz de dejar de comer queso tradicional. No obstante, tanto si evita los lácteos por motivos de salud, medioambientales o personales, la buena noticia es que no tiene que prescindir del queso. El queso vegano está disponible en la mayoría de las tiendas de alimentos naturales, pero también es bastante fácil de hacer en casa.

Quesos comprados en tienda

Los quesos veganos comprados en tienda ofrecen comodidad y variedad, pero el inconveniente es que suelen contener muchos conservantes y aditivos, como aceites de soja parcialmente hidrogenados, colorantes alimentarios y exceso de azúcar o de sal. Si piensa comer quesos veganos con regularidad, considere usar ingredientes frescos y naturales (que puede que ya tenga en su despensa o en su frigorífico) para preparar su propio queso vegano en casa.

Conceptos básicos sobre el queso vegano casero

Puede preparar su propio queso vegano poniendo a remojo almendras o anacardos durante al menos ocho horas en el frigorífico. Después, enjuáguelos, escúrralos e introdúzcalos en su batidora para hacer una base suave y cremosa. El tofu sedoso orgánico es otra maravillosa base cremosa que se mezcla fácilmente y ahorra tiempo de preparación. Si desea un queso "de imitación" más grueso, puede añadir agar-agar, una gelatina a base de algas marinas con increíbles capacidades como espesante. Si desea un producto final elástico y que se pueda derretir, el mejor ingrediente es el almidón o harina de tapioca, que se puede encontrar en cualquier tienda de alimentos naturales.

Una vez que tenga su base, añada su mezcla favorita de especias y hierbas, y caliente para crear un sabor similar al del queso. Para un sabroso queso vegano, pruebe cualquiera de estas sugerencias.

  • El zumo o la ralladura de limón aportan acidez y frescor.
  • El ajo (seco o fresco), la cebolla en polvo o el pimentón proporcionan un sabor profundo, potente y especiado. El ajo asado también puede aportar un sabor a nuez.
  • El vinagre de sidra de manzana o de vino blanco puede sacar una acidez y un amargor que imita el queso real.
  • La mostaza de Dijon o la mostaza amarilla, tanto en seco como en líquido, aportan un color amarillo precioso, además de un sabor picante y punzante.
  • La levadura nutricional imita muy bien el sabor a queso y también añade un color amarillo anaranjado.
  • La sal y la pimienta dan coherencia y vida al resto de sabores.

Recetas de ejemplo

Para dar comienzo a su experiencia con el queso vegano casero, aquí tiene algunas recetas de queso vegano que puede probar en casa.

Tanto si es usted vegano o vegana como si está experimentando con la vida sin lácteos, pruebe el queso vegano casero. Puede que se descubra no echando de menos el queso tradicional.