Extracto de hígado de cerdo

Este fino polvo añade un sabor atrevido e intenso a los caldos.

extracto de hígado de cerdo en un bote

Ingredientes

  • 320 g de hígado de cerdo
  • 40 g de limón, cortado en 3 rodajas
  • 80 g de cebolla en rodajas para uso dividido
  • 1 trozo de raíz de jengibre fresca

Preparación

  1. Introduzca en un cuenco grande el hígado de cerdo, las rodajas de limón y la mitad de la cebolla (40 g). Cubra con agua a temperatura ambiente. Déjelo reposar durante una hora, cambiando el agua dos veces durante ese tiempo.
  2. Retire los ingredientes del líquido y aclare el hígado a conciencia. Corte el hígado en tiras muy finas. Ponga el hígado en una sartén con la cebolla restante y el jengibre y cúbralo con agua. Llévelo a ebullición y déjelo hervir 5 minutos. Cuele el hígado, la cebolla y el jengibre. Vuelva a poner la cacerola al fuego, añada el hígado, la cebolla y el jengibre y vuelva a cubrir con agua.
  3. Hierva durante otros 2 minutos. Cuele el hígado de nuevo y séquelo con papel de cocina.
  4. En una sartén, fría las tiras de hígado a fuego lento hasta que se sequen (alrededor de 45 minutos). Deje enfriar un poco. Agregue el hígado al vaso de la Vitamix y cierre bien la tapa. Seleccione la velocidad 1, encienda la batidora y aumente la velocidad hasta llegar a la máxima. Bata de 20 a 45 segundos en función de la consistencia deseada.
  5. Coloque el polvo de hígado en una sartén y cocine a fuego lento hasta que esté completamente seco. Guarde el polvo de hígado en el frigorífico hasta máximo una semana.