Las sobras de las cenas de Acción de gracias no son como las demás. A diferencia del plato de enchiladas resecas o el recipiente de pasta reblandecida, las sobras de pavo pueden ser muy apetecibles. De hecho, puede que hasta estén más buenas al día siguiente, así que es muy importante sacarles el máximo partido. Le contamos todo lo que debe saber, desde el momento de guardarlas para que no se estropeen hasta las formas más deliciosas de aprovecharlas.

How to Store Thanksgiving Leftovers

Lo mejor es que, si se almacenan correctamente, el pavo, la salsa y todas esas deliciosas guarniciones que ha preparado se conservan en la nevera entre tres y cuatro días, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA). Así se pueden seguir disfrutando los platos de Acción de gracias todo el fin de semana. Aquí tiene cuatro sencillos pasos recomendados por el USDA:

  1. Cubrir.

    Cubra o envuelva los alimentos con papel de aluminio (es mejor para el medio ambiente que el plástico) o guárdelos en recipientes herméticos. Esto evita que la comida se reseque.

  2. Keep it cold.

    Para evitar la proliferación de bacterias, refrigere los alimentos antes de que transcurran dos horas.

  3. Recalentar con seguridad.

    You can warm your food in the microwave, in the oven, or on the stovetop. Just make sure leftovers reach an internal temperature of 165°F before you eat them.

  4. Consumir.

    Las sobras se conservan en el frigorífico hasta cuatro días. Tienen una duración ilimitada si se conservan en el congelador, pero saben mejor si se consumen antes de cuatro meses.

Ideas deliciosas para hacer con sobras

Ya hemos hablado bastante del almacenamiento. Hablemos de comer. Hay clásicos que nunca pasan de moda, como los pasteles para desayunar o los sándwiches de pavo con salsa de arándano. Pero si quiere probar algo nuevo, hay muchas ideas con las que experimentar. Aquí tiene cinco formas deliciosas de sacar el máximo partido a sus sobras:

  • Desayunar sobras.

    Grab your trusty cast-iron skillet and make turkey-and-veggie hash with fried eggs. Or spoon warm cranberry sauce over whole-grain pancakes or oatmeal instead of the usual syrup or honey.

  • Hacer aperitivos elaborados.

    Fold finely diced turkey and leftover veggies into store-bought wonton wrappers to make pot stickers. Or make crispy mashed potato or stuffing croquettes in a skillet, and top them with dollops of creamy yogurt.

  • Hacer noche de fajitas.

    Let everyone load up wheat or corn tortillas with turkey and whatever sides they want. Instead of the usual salsa, use leftover gravy or cranberry sauce.

  • Make leftover pizzas.

    Dé un giro a su noche de pizza utilizando la salsa del pavo o la salsa de arándano en vez de tomate. En vez de queso, puede echarle por encima las sobras vegetales que tenga. Es una mezcla peculiar pero muy sabrosa.

  • Try a pie milkshake.

    Mezcle los trozos de pastel que sobren con leche y helado de vainilla hasta que quede espeso y cremoso. Sí, es un auténtico exceso. ¿Un capricho para darse una vez al año? ¡Merece la pena totalmente!

Don't let those leftovers go to waste. Use these tips to make the most of them, and if you know you won't be able to finish them within a couple of days and don't feel like sticking them in the freezer, consider bringing the extras to a local soup kitchen (either after Thanksgiving dinner or the next day). Sharing a home-cooked meal might seem like a small gesture to you, but it could brighten someone else's holiday in a big way.